Archivo de la categoría: Consejos Prácticos

Conservar la Calma (Más Allá del Derecho Migratorio)

¿Qué puede hacer un ser humano que carece de estatus migratorio válido en este país, pero que también tiene una familia a la cual sacar adelante? ¿Cómo conciliar esta realidad cotidiana de ser miembros productivos de la sociedad, con las noticias que se perciben agresivas contra este grupo?

Un amigo de hace muchos años me lo pregunta. Percibo la inquietud por la situación, y el amor que le tiene a su familia. Este documento va hasta California, esperando responder.
Por mi trabajo, escucho las preocupaciones de gente buena, extranjeros sin estatus migratorio válido, quienes viven por un lado con angustia la falta de soluciones por parte del Derecho migratorio, y por el otro, el claro endurecimiento de la aproximación del gobierno federal actual frente al fenómeno.
No solamente no escuchamos buenas noticias en el franco migratorio con la frecuencia que necesitamos: el tono que grita la administración federal se siente como un ataque.
El poder ejecutivo ha apretado en todos los ámbitos que ha podido, particularmente a los migrantes latinos:
  1. El año pasado, el gobierno del presidente Trump terminó con DACA (aunque un juez federal suspendió la orden del presidente, por lo que al día de hoy se puede solicitar la renovación de la medida protectora).
  2. En enero, la administración Trump terminó la designación de El Salvador y Nicaragua para la protección de TPS. Días antes había extendido por 6 meses únicamente la designación de Honduras, y se teme que termine suspendiéndolo también para los ciudadanos de ese país.
  3. Desde las primeras semanas de su toma de posesión, el gobierno de Trump aclaró que prácticamente todas las personas extranjeras sin estatus válido podrían ser removidas del país – apartándose de las políticas establecidas por el presidente Obama, en donde un porcentaje bajo de la población migrante sin documentos podría ser considerada prioridad de remoción.
  4. Un tema que debería de ser sencillo, como la regularización definitiva de los DACAs y DREAMers (el 70% de los estadounidenses apoya que permanezcan el en país) se ha convertido en un juego de ping-pong en el Congreso federal, siendo los chavos y chavas migrantes tristemente la pelota que envían de un lado para otro los políticos.
  5. Hace unos días el gobierno anunció una nueva forma de programar las citas de los casos de asilo afirmativo, con el declarado propósito de evitar que los solicitantes accedan a un permiso de trabajo, y poder enviarlos más rápidamente con un juez de migración en caso de no encontrar meritorios sus casos.
  6. El debate migratorio, que debería tener fundamento en la conveniencia económica para el país de regularizar a cerca de 11 millones de seres humanos, se polariza en temas que dan la impresión de estar motivados por xenofobia y desconfianza.

¿Qué hacer, entonces?

Lo que le recomiendo a la gente que no tiene estatus migratorio válido, es que sigan viviendo sin pensar mucho en el problema, dando gracias a Dios por cada día que termina. (En realidad tendríamos que hacer lo mismo todos, con o sin documentos.)
Es cierto: por definición, quien está en esta situación carece de certeza. No tiene asegurado algo que de otra manera damos por supuesto: el llegar a casa después del trabajo para estar con los suyos.
Pero también cierto es que durante el tiempo que han estado en este país, día a día trabajan duro; cotidianamente ponen pan en su mesa y en la de su familia, honradamente ganado con el sudor de su frente; de lunes a domingo, dan amor a sus familias. Y aportan a esta sociedad y economía con su esfuerzo.
Eso no cambia.
Lo otro, el debate migratorio, se resolverá de una manera u otra.
(Saludos hasta California.)
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Acción Diferida, Ajuste de estatus, Asylum, Congreso de los Estados Unidos, Consejos Prácticos, Donald Trump, DREAMers, Reforma Migratoria, Remoción de extranjeros, TPS, Uncategorized

5 Principios para Ciudadanos No Estadounidenses que Podrían Ayudarle a Mejorar Su Estatus Migratorio en EE.UU. (o al Menos No Empeorarlo)

1. SIEMPRE Asesórese con un Abogado

Tal y como le confiaría su salud y su vida a un médico, y no a un curandero, busque ayuda con un abogado para temas de Derecho migratorio estadounidense. Evite los servicios de quienes no son abogados, pues por ley no pueden asesorarle ni representarle ante las autoridades (a menos que sean parte de organizaciones acreditadas por dichas autoridades migratorias). Una nota precautoria: los notarios públicos (“notary public”) en EE.UU. generalmente NO SON abogados, y al no serlos, no pueden opinar, asesorar o representarle en trámites migratorios.

 

2. Sea Honesto con Su Abogado (de la Misma Manera en que lo Sería con su Médico)

Su abogado de Derecho migratorio requiere saber todos los detalles de su caso; no dude en compartir esa información, aún la que pudiera considerar poco popular o vergonzosa. La opinión y consejo que le dé su abogado asume que toda la información relevante fue puesta a su disposición. Adicionalmente, es bastante probable que, de existir datos inconvenientes, el gobierno sí cuente con ellos, y se utilicen en su contra. Ante información perjudicial, el mejor consejo del abogado podría ser sugerirle que dejase las cosas en el estado que guardan.

 

3. Sea Sincero con las Autoridades Migratorias

Cualquier fraude o falsedad hacia las autoridades migratorias conlleva consecuencias severísimas. El declarar falsamente que se es ciudadano estadounidense, por ejemplo, tiene como consecuencia un castigo de inelegiblidad para residencia permanente de por vida, sin que sea posible obtener ningún beneficio migratorio; la exención de esta regla o perdón disponible para este tipo de casos  es limitadísima.

 

4. Sea un Buen Huésped

Ya sea como huésped invitado (verbigracia, visitantes con estancia válida, trabajadores temporales o residentes permanentes, etc.), un huésped que se quedó más tiempo del que debía (turistas que permanecieron después del período que les fue autorizado, por ejemplo), o huésped inesperado (quienes ingresaron por un punto no autorizado, sin ser revisados y admitidos por oficiales estadounidenses), los extranjeros debemos de comportarnos de la mejor manera posible. Los huéspedes están sujetos a un estándar de conducta más elevado que el de los anfitriones. Pague sus impuestos; evite problemas con la ley; no cause daño. Muchas sentencias condenatorias en materia penal llevan a que los residentes permanentes pierdan su estatus, y para aquellos que carecían de éste, pudiera significar el terminar en detención por parte de las autoridades migratorias. Para efectos migratorios, el declararse culpable de la comisión de un delito casi siempre se considera como si la persona hubiera sido sentenciada por la comisión del mismo. En caso de tener algún problema de tipo penal, pida asesoría de un abogado en temas migratorios antes de pensar en declararse culpable.

 

5. Inicie una “Cuenta de Ahorros para Trámites Migratorios”

Todos los extranjeros que viven en los Estados Unidos deberían de mantener una cuenta de ahorro dedicada a preservar, mejorar u obtener estatus migratorio. Los residentes permanentes han de considerar la opción de naturalizarse como ciudadanos estadounidenses; quienes tienen estatus de no inmigrantes podrían calificar para buscar la residencia permanente; las personas que no tienen un estatus migratorio legal podrían, en algunos casos, calificar para ajustar su estatus al de residentes permanentes; una eventual reforma migratoria le daría la oportunidad a millones de extranjeros de legalizar o mejorar su estancia; cualquier extranjero tiene el riesgo de estar sujeto a procedimientos de remoción ante un juez migratorio. Esos ejemplos conllevan gastar dinero, ya sea para pago de derechos al gobierno, honorarios de abogado, fianza o todos los anteriores. Ahorre dinero para algunos o todos los escenarios planteados; tener una reserva extra no le hará daño. En el peor de los casos, si transcurren los años y no hecha mano del recurso ahorrado, puede destinarlo a otro fin, pues el capital es suyo.

Deja un comentario

Archivado bajo Consejos Prácticos