Nuevo Golpe de Trump a Quienes Buscan Asilo en la Frontera Sur

borderbizqueue-800.jpg

Usuarios ingresando por un puerto  de entrada con CBP

 

Este 16 de julio amanecimos con una noticia terrible: la administración Trump publicó cambios radicales al sistema de asilo, que castigan injustamente a quienes solicitan protección en la frontera sur de los Estados Unidos.

 

A partir de ayer, los extranjeros que ingresen o intenten ingresar a los Estados Unidos a través de la frontera sur con México, quedarán impedidos de recibir asilo en EE. UU. si no solicitaron esa protección en México o algún otro país por los que hubiesen transitado en ruta a la frontera norteamericana.

 

Esta regla aplica tanto a quienes se presenten en puertos de entrada a solicitar la protección, o a los que decidan ingresar por puntos no autorizados.

 

¿Por qué solicitan asilo en la frontera los migrantes? Porque eso es lo que les indica la ley. Están siguiendo a cabalidad el mandato legal. Pero hoy, la administración federal, presentando un argumento legal que los acerca más a una monarquía absolutista que a una democracia, cambia unilateralmente la regla, e inventa un obstáculo artificial para incumplir con sus obligaciones de Derecho internacional en materia de asilo y protección.

 

Hay algunas excepciones a esta disposición draconiana, que aplican a una minoría, siempre y cuando puedan probar que:

  1. Solicitaron asilo en un país de tránsito a los EE. UU., y el asilo les fue negado,
  2. Fueron víctimas de trata o tráfico de personas o,
  3. Transitaron por países que no son signatarios de ciertos tratados internacionales –pero México lo es de todos, y por tanto nadie calificará para esta excepción.

 

De las tres, la excepción más viable será en casos en los que los extranjeros pidieron asilo en México u otro país de tránsito entre el propio y los EE. UU., y el asilo o refugio les fue negado. La complicación práctica está en que el propio sistema de asilo mexicano está sobresaturado, y la tramitación de principio a fin de un asilo en ese país puede demorar varios meses o años.

 

Pero no todo está perdido: la American Civil Liberties Union(ACLU) ya presentó una demanda contra la orden del gobierno federal, y el juez que conoce del caso podrá, Dios quiera, ordenar la suspensión de la implementación del mandato.

 

Seguiremos pendientes al siguiente capítulo de este grave tema.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s