Inscríbase al Programa de Lotería de Visas de Diversidad (DV-2021)

crowd-diversity-ground-450059El Departamento de Estado (DOS) de los Estados Unidos abrió las inscripciones para el Programa de Lotería de Visas de Diversidad 2021 (DV-2021).

 

Cada año, el gobierno de los EE. UU. otorga 55,000 visas de residencia permanente a ciudadanas y ciudadanos de la mayoría de los países del mundo, para que vengan a vivir a este país.

 

Solamente los ciudadanos de los siguientes países no califican para el programa:

Bangladesh                                            India

Brasil                                                      Jamaica

Canadá                                                  México

China                                                      Nigeria

Colombia                                              Pakistán

Corea del Sur                                      Filipinas

El Salvador                                          Reino Unido

Guatemala                                           República Dominicana

Haití                                                      Vietnam

 

El período de inscripción se cierra el 5 de noviembre de 2019 @ 12:00 PM EST. Inscríbase en:

www.dvlottery.state.gov

 

Si quieren conocer más de este programa, vean la presentación sobre la Lotería de Visas que preparamos.

 

Finalmente, suerte: que ganen la lotería.

 

Deja un comentario

Archivado bajo DOS, Lotería de Visas, Proceso consular, USCIS

Nuevo Golpe de Trump a Quienes Buscan Asilo en la Frontera Sur

borderbizqueue-800.jpg

Usuarios ingresando por un puerto  de entrada con CBP

 

Este 16 de julio amanecimos con una noticia terrible: la administración Trump publicó cambios radicales al sistema de asilo, que castigan injustamente a quienes solicitan protección en la frontera sur de los Estados Unidos.

 

A partir de ayer, los extranjeros que ingresen o intenten ingresar a los Estados Unidos a través de la frontera sur con México, quedarán impedidos de recibir asilo en EE. UU. si no solicitaron esa protección en México o algún otro país por los que hubiesen transitado en ruta a la frontera norteamericana.

 

Esta regla aplica tanto a quienes se presenten en puertos de entrada a solicitar la protección, o a los que decidan ingresar por puntos no autorizados.

 

¿Por qué solicitan asilo en la frontera los migrantes? Porque eso es lo que les indica la ley. Están siguiendo a cabalidad el mandato legal. Pero hoy, la administración federal, presentando un argumento legal que los acerca más a una monarquía absolutista que a una democracia, cambia unilateralmente la regla, e inventa un obstáculo artificial para incumplir con sus obligaciones de Derecho internacional en materia de asilo y protección.

 

Hay algunas excepciones a esta disposición draconiana, que aplican a una minoría, siempre y cuando puedan probar que:

  1. Solicitaron asilo en un país de tránsito a los EE. UU., y el asilo les fue negado,
  2. Fueron víctimas de trata o tráfico de personas o,
  3. Transitaron por países que no son signatarios de ciertos tratados internacionales –pero México lo es de todos, y por tanto nadie calificará para esta excepción.

 

De las tres, la excepción más viable será en casos en los que los extranjeros pidieron asilo en México u otro país de tránsito entre el propio y los EE. UU., y el asilo o refugio les fue negado. La complicación práctica está en que el propio sistema de asilo mexicano está sobresaturado, y la tramitación de principio a fin de un asilo en ese país puede demorar varios meses o años.

 

Pero no todo está perdido: la American Civil Liberties Union(ACLU) ya presentó una demanda contra la orden del gobierno federal, y el juez que conoce del caso podrá, Dios quiera, ordenar la suspensión de la implementación del mandato.

 

Seguiremos pendientes al siguiente capítulo de este grave tema.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

El Versátil Documento de Viaje (formulario I-131 de USCIS)

Unknown-1.jpegExample_of_Travel_Document.png

 

¿Qué hacer si una ciudadana venezolana ganó su caso de asilo en los Estados Unidos, quiere viajar a España, pero el gobierno de Venezuela no le expide pasaporte? ¿Cómo facilitar que un guatemalteco en proceso de ajustar su estatus como residente permanente pueda viajar a casa por dos semanas, y regresar a EE. UU. después? ¿Y si una mexicana, residente permanente, recibe una oferta de trabajo para ir a Dubai por un año y medio, y no quiere perder su residencia norteamericana? La respuesta a todas estas preguntas es la misma: obtener un Documento de Viaje (en inglés, travel document), del United States Citizen and Immigration Services(USCIS).

 

Como regla general, para que una extranjera pueda ingresar a los Estados Unidos debe tener pasaporte vigente, más una visa o tarjeta de residente permanente o condicional. Sin embargo, un grupo importante de extranjeros puede solicitar su entrada a los Estados Unidos sin contar con una visa ni ser residentes, y en un caso, incluso sin pasaporte vigente.

 

El vehículo para permitir este ingreso excepcional al país es el versátil Documento de Viaje (en ingés, travel document), que se pide al United States Citizen and Immigration Services (USCIS) a través del formularioI-131. Este documento puede tener distintas modalidades. La vigencia de los permisos y el pago de derechos al gobierno depende del tipo de Documento de Viaje que se pida. En algunos casos, el Documento de Viaje es una libreta parecida a un pasaporte, está impreso en una hoja de papel, o se encuentra incorporado a un permiso de trabajo.

 

Las formas de ser del Documento de Viaje son:

 

1.Documento de Viaje para Refugiados (DVR). Este documento está disponible para los extranjeros que han entrado a los EE. UU. como refugiados, o ya estando en este país, han ganado su asilo -ya sea con USCIS o con una Jueza de Migración-, y también a los residentes permanentes que obtuvieron dicha residencia después de ser refugiados o asilados por un año o más. Este documento, el DVR elimina la necesidad de contar con pasaporte válido.

 

¿Cuál es la lógica detrás de esta opción? Muchas veces, el país de nacionalidad del refugiado, asilado o residente permanente que lo fue, se niega o está imposibilitado de emitir un pasaporte al solicitante. Sin la opción de Documento de Viaje para Refugiados, los beneficiarios estarían orillados a no ausentarse de los EE. UU. en tanto no se naturalizasen como estadounidenses; el DVR le quita ese poder al país en el que fue perseguida la refugiada, asilada o residente permanente que lo fue.

 

La validez del DVR es de un año, y el pago de derechos al gobierno es sustancialmente menor: entre $ 105 y $ 220, dependiendo de la edad de la solicitante.

 

Como dijimos, este Documento de Viaje para Refugiados elimina entonces la necesidad de contar con pasaporte vigente para el reingreso a los Estados Unidos. Por otra parte, es importante recordar que, con DVR o no, quien ganó asilo o es refugiado en este país por haber sido perseguido en otro país, debe evitar viajar a éste, so pena de que se le revoque la protección en EE. UU.

 

Dicho en plata: un venezolano que ganó su asilo no debe regresar a Venezuela, pues puede perder la protección ganada en Estados Unidos. Similarmente para una cubana que entró como refugiada hace 10 años: evite viajar a Cuba. Aunque tenga Documento de Viaje para Refugiados.

 

Esto, si lo vemos objetivamente, tiene lógica: el gobierno de EE. UU. protegió a ese venezolano o a esa cubana por el riesgo de ser perseguido, torturado y probablemente asesinado en Venezuela y Cuba; si cualquiera de estas dos personas va de vacaciones a sus países, y regresan salvos, se puede argumentar que la protección americana ya no es necesaria.

 

Cuando se concede, el DVR se ve como una libreta parecida a los pasaportes.

 

Conclusión: 1. Con el DVR, el asilado, refugiado o residente permanente que lo fue puede salir de este país, y regresar, aún sin pasaporte; 2. De todos los países del mundo, quien tenga DVR debe de abstenerse de viajar al país en donde fue perseguido.

 

 

2. Permiso de Reentrada (PR). Esta versión del Documento de Viaje habilita a los y las residentes permanentes o condicionales a solicitar su reingreso a los Estados Unidos después de viajar al extranjero, sin necesidad de obtener antes una nueva visa en un consulado o embajada de los EE. UU. Este permiso es válido hasta por dos años, y permite reentradas múltiples al país durante su vigencia. ¿Y en qué contexto un residente condicional o permanente requeriría una visa distinta? En el caso de riesgo de abandono de la residencia por ausencia prolongada. Pongo un ejemplo:

 

Una ciudadana boliviana obtiene la residencia permanente de los EE. UU. En enero de 2019. A los dos meses, recibe una oferta para irse a estudiar una maestría a Londres, con duración de un año y medio. En condiciones normales, estar fuera de los Estados Unidos conllevaría la pérdida de la residencia, por abandono; si la residente permanente solicita su PR antes de salir del país, y se le aprueba, conservará sin problemas su residencia en EE. UU. aunque permanezca 13 meses en Dubai.

 

Generalmente, el PR es válido hasta por dos años; el gobierno cobra $ 575 por el permiso, y si la solicitante tiene entre 14 y 79 años, debe de pagar una cuota adicional por $ 85, por concepto de toma de datos biométricos, sumando $ 660.

 

El PR, al igual que el DVR, se emite en una libreta parecida a los pasaportes.

 

Es importante destacar que el tener un documento de viaje en su modalidad de Permiso de Reentrada(PR) no exenta a quien lo tenga del requisito general de presentar pasaporte válido al solicitar su admisión a los EE. UU. Aunque tenga su PR, debe además tener pasaporte extranjero vigente.

 

 

3. Permiso Adelantado (Advanced Parole) para Quienes Están dentro de los EE. UU. (PAD.) Esta opción del Documento de Viaje es la más común de todas: sirve para que un extranjero que está físicamente dentro de los EE. UU. pueda regresar al país después de viajes breves al extranjero.

Con esta opción, igual que en el caso de Permiso de Reentrada(PR), se necesita, además del PAD, tener un pasaporte válido al solicitar su admisión a los EE. UU. Aunque tenga su PAD, debe además tener pasaporte extranjero vigente.

 

Existen varias categorías de extranjeros que pueden solicitar un PAD:

  • Quienes tienen pendiente una solicitud de ajuste de estatus (Adjustment of Status) para convertirse en residentes permanentes
  • Quienes están en proceso de asilo afirmativo, a la espera de su entrevista con USCIS
  • Los y las que gozan de la protección del TPS (Temporary Protected Status)
  • Las y los beneficiarios de estatus ‘V’
  • Algunas otras, que no discutiremos aquí

 

El PAD generalmente se concede por un año, y puede solicitarse para una o múltiples reentradas. La cuota cobrada por el gobierno para la tramitación del PAD es de $ 575, pero quienes están en un trámite de ajuste de estatus están exentos de estos pagos.

 

Antes de solicitar o utilizar un PAD, es muy importante estar consciente de posibles complicaciones:

  1. El tener un Permiso de Reentrada para quienes están dentro de los EE. UU. no garantiza que se permita el reingreso
  2. Si la persona con PAD tiene una orden de remoción o de deportación dictada en su contra, el salir de EE. UU. podría significar la ejecución de esa orden, con consecuencias nocivas
  3. Si al reingresar se descubre que quien tiene el PAD ha cometido ciertos delitos, incurrido en violaciones a la ley de migración, o más, puede igualmente negársele la entrada al país
  4. Si el gobierno decide revocar su PAD durante su ausencia de los Estados Unidos, no podrá regresar.

 

Quiero aclarar que más allá de todas estas salvedades, miles de personas utilizan los PADs para regresar a los Estados Unidos. Sin embargo, es importante conocer todos los posibles escenarios.

 

 

4. Permiso Adelantado (Advanced Parole ) para Quienes Están fuerade los EE. UU. (PAF.) Este beneficio se concede en pocas ocasiones, ante circunstancias extraordinarias. No la explicaremos porque no está disponible par quienes están dentro de los Estados Unidos.

 

A manera de conclusión: el Documento de Viaje puede facilitar el reingreso de un extranjero a los Estados Unidos en distintas circunstancias. Su precio y duración son variables. Lo más importante a tomar en cuenta es que el reingreso con Documento de Viaje no está garantizado, y es recomendable asesorarse con abogada o abogado dedicados al Derecho migratorio antes de pensar en solicitarlo o utilizarlo.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Se Extiende el Beneficio de TPS para El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán

Unknown.jpeg

Buenas noticias para los y las salvadoreños, nicaragüenses, haitianos y sudaneses que tiene el Estatus Temporal de Protección (TPS, por sus siglas en inglés): el gobierno de EE. UU. publicó hoy el aviso de que extiende automáticamente ese beneficio hasta el 2 de enero de 2020.

¿Por qué lo hizo la administración de Donald Trump, la cual se ha mostrado abiertamente hostil frente a los migrantes latinoamericanos y africanos? Simple: porque un juez federal los obligó. Porque, señoras y señores, los contrapesos del poder judicial funcionan en este país.

¿Qué pasos deben de tomar quienes tengan TPS y sean de alguno de los cuatro países citados para beneficiarse de la medida? Nada. La orden del gobierno aclara que la extensión es automática.

Eso sí: las mismas reglas del TPS aplican, y quienes lo tengan, deben de asegurarse de no perderlo por comisión de delitos y temas parecidos.

Felicidades a nuestros hermanos salvadoreños, nicaragüenses, haitianos y sudaneses por la buena noticia.

Deja un comentario

Archivado bajo TPS, Trump

Niños Enjaulados

ap18168854997984-e1529383806691

 

No pudo Trump con la presión. Después de intentar defender la política más cruel de reciente memoria, el presidente estadounidense dobló las manos el día de hoy, y anunció el fin de la práctica de separar sistemáticamente a madres migrantes de sus hijos menores de edad cuando eran aprehendidos en la frontera sur del país anglosajón.

 

Estados Unidos vivió una crisis humanitaria, creada por Donald Trump, y terminada por él mismo ante el repudio generalizado: miles de niños inmigrantes –algunos de meses de nacidos, los más entre 10 y 17 años– que ingresaron junto con uno o ambos padres por la frontera sur de nuestro vecino del norte, fueron separados de sus padres. Esta práctica reciente, sostenida hasta el día de hoy, del gobierno de los Estados Unidos evidenció una conducta inmoral, insensible, cruel y despiadada.

 

La reacción dentro y fuera de los Estados Unidos ha sido contundente: las imágenes y audio de los niños detenidos desgarran. La fotografía reciente de niños enjaulados, o de un menor de 3 o 4 años, con un número identificador al pecho corresponde con los registros de los campos de desplazamiento para japoneses y americanos con esa descendencia durante la segunda guerra mundial aquí mismo en Estados Unidos, o los portados por niños judíos en guetos nazis. Tristemente, la imagen es actual, tomada en un país en donde se pregona el respeto a los derechos humanos. El audio de un niño o niña llorando por su papá, también contemporáneo, toca el corazón.

 

Hacia el interior, políticos norteamericanos de todas las filiaciones, líderes religiosos y civiles, colegios de profesionistas –en particular las asociaciones de abogados– y la mayoría de la sociedad hemos manifestado nuestra desaprobación unánime. Y es que justificar la medida es prácticamente indefensible. Varias aerolíneas anunciaron a mundo que no permitirían el ser utilizadas como vehículos para transportar a menores separados. Del exterior, el apoyo a los migrantes y crítica al gobierno Trump han sido igualmente abundantes.

 

El problema fue tan agudo, que las esposas de los últimos cinco presidentes estadounidenses –incluyendo a Melania Trump, cónyuge del actual mandatario–condenaron abiertamente esta acción de gobierno.

 

(El gobierno Trump buscó hacer malabares para presentar una explicación aceptable: desde culpar a los legisladores minoritarios (¡!), decir que es una medida humanitaria (¡¡!!), o citar la Biblia¡¡¡!!!) para separar a las familias.)

 

Bajo casi todos los análisis legales, la medida de separación fue estrictamente legal y válida. La justificación para aplicar la política, sin embargo, la considero tramposa: el gobierno federal estadounidense tomó la decisión de perseguir penalmente a los papás de esos menores de edad por el simple hecho de haber ingresado de manera indocumentada a los Estados Unidos.

 

En el pasado, quienes cometían este delito bastante menor raramente –la pena máxima a imponerse es de 6 meses de prisión– eran acusados penalmente; en fecha recientes, por instrucción directa del abogado general del país, Jeff Sessions, el gobierno buscó perseguir criminalmente el 100% de los casos de entrada irregular a EE. UU.

 

Al transferir a los ahora acusados a prisión preventiva, los menores que los acompañaban eran puestos en custodia temporal en albergues o con particulares, como se hace regularmente en caso de que hubieran ingresado al país sin acompañante.

 

La necesidad de separar a los menores, pues, se da como consecuencia de la decisión gubernamental de proceder penalmente contra sus padres. La solución al problema descansa en quien lo creó: el propio gobierno federal de los Estados Unidos. Y hoy el volátil primer mandatario americano tuvo que dar marcha atrás.

 

Al momento de escribir estas líneas, el presidente de los EE. UU. anunció que definiría una nueva política para poner fin a la práctica de separar a las familias, y que hoy denuncio. Hace unos minutos, Donald Trump efectivamente firmó una orden ejecutiva para poner fin a las separaciones sistemáticas.

 

Como es frecuente en la Era Trump, los siguientes pasos son impredecibles. En el mejor de los escenarios, esta política draconiana quedará enterrada para siempre, y se permitirá la reunificación familiar. Aún en ese escenario mejor, quedarán las heridas causadas en las psiques de los niños y niñas –y de sus padres también–, y el gobierno americano exhibido ante el mundo como abusivo y sin corazón.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Asilo, Donald Trump, Remoción de extranjeros

Conservar la Calma (Más Allá del Derecho Migratorio)

¿Qué puede hacer un ser humano que carece de estatus migratorio válido en este país, pero que también tiene una familia a la cual sacar adelante? ¿Cómo conciliar esta realidad cotidiana de ser miembros productivos de la sociedad, con las noticias que se perciben agresivas contra este grupo?

Un amigo de hace muchos años me lo pregunta. Percibo la inquietud por la situación, y el amor que le tiene a su familia. Este documento va hasta California, esperando responder.
Por mi trabajo, escucho las preocupaciones de gente buena, extranjeros sin estatus migratorio válido, quienes viven por un lado con angustia la falta de soluciones por parte del Derecho migratorio, y por el otro, el claro endurecimiento de la aproximación del gobierno federal actual frente al fenómeno.
No solamente no escuchamos buenas noticias en el franco migratorio con la frecuencia que necesitamos: el tono que grita la administración federal se siente como un ataque.
El poder ejecutivo ha apretado en todos los ámbitos que ha podido, particularmente a los migrantes latinos:
  1. El año pasado, el gobierno del presidente Trump terminó con DACA (aunque un juez federal suspendió la orden del presidente, por lo que al día de hoy se puede solicitar la renovación de la medida protectora).
  2. En enero, la administración Trump terminó la designación de El Salvador y Nicaragua para la protección de TPS. Días antes había extendido por 6 meses únicamente la designación de Honduras, y se teme que termine suspendiéndolo también para los ciudadanos de ese país.
  3. Desde las primeras semanas de su toma de posesión, el gobierno de Trump aclaró que prácticamente todas las personas extranjeras sin estatus válido podrían ser removidas del país – apartándose de las políticas establecidas por el presidente Obama, en donde un porcentaje bajo de la población migrante sin documentos podría ser considerada prioridad de remoción.
  4. Un tema que debería de ser sencillo, como la regularización definitiva de los DACAs y DREAMers (el 70% de los estadounidenses apoya que permanezcan el en país) se ha convertido en un juego de ping-pong en el Congreso federal, siendo los chavos y chavas migrantes tristemente la pelota que envían de un lado para otro los políticos.
  5. Hace unos días el gobierno anunció una nueva forma de programar las citas de los casos de asilo afirmativo, con el declarado propósito de evitar que los solicitantes accedan a un permiso de trabajo, y poder enviarlos más rápidamente con un juez de migración en caso de no encontrar meritorios sus casos.
  6. El debate migratorio, que debería tener fundamento en la conveniencia económica para el país de regularizar a cerca de 11 millones de seres humanos, se polariza en temas que dan la impresión de estar motivados por xenofobia y desconfianza.

¿Qué hacer, entonces?

Lo que le recomiendo a la gente que no tiene estatus migratorio válido, es que sigan viviendo sin pensar mucho en el problema, dando gracias a Dios por cada día que termina. (En realidad tendríamos que hacer lo mismo todos, con o sin documentos.)
Es cierto: por definición, quien está en esta situación carece de certeza. No tiene asegurado algo que de otra manera damos por supuesto: el llegar a casa después del trabajo para estar con los suyos.
Pero también cierto es que durante el tiempo que han estado en este país, día a día trabajan duro; cotidianamente ponen pan en su mesa y en la de su familia, honradamente ganado con el sudor de su frente; de lunes a domingo, dan amor a sus familias. Y aportan a esta sociedad y economía con su esfuerzo.
Eso no cambia.
Lo otro, el debate migratorio, se resolverá de una manera u otra.
(Saludos hasta California.)

Deja un comentario

Archivado bajo Acción Diferida, Ajuste de estatus, Asylum, Congreso de los Estados Unidos, Consejos Prácticos, Donald Trump, DREAMers, Reforma Migratoria, Remoción de extranjeros, TPS, Uncategorized

USCIS: Cambios en Entrevistas de Asilo

El gobierno federal anunció cambios en las reglas para programar entrevistas en casos de asilo afirmativo: bajo un criterio nuevo, programará dichas entrevistas iniciando con los casos más recientes. Hasta hace un par de días, USCIS agendaba las citas en orden progresivo, iniciando con los casos más antiguos hacia los más nuevos. Ya no más.

 

En boletín de prensa del día de hoy, USCIS, agencia encargada de los casos de asilo, explicó que actualmente existen 311,000 expedientes abiertos. En los últimos 5 años, la acumulación ha crecido en un 1750%. El promedio de espera para un caso nuevo era de aproximadamente 3 años.

 

Las nuevas reglas buscan desincentivar que se utilice el asilo simplemente para obtener permisos de trabajo, y en opinión de USCIS, para reducir el fraude. También buscan estar en posición de enviar con mayor prontitud a las cortes de migración los casos en los que no se conceda el asilo.

 

El asilo es una medida extraordinaria de Derecho internacional humanitario mediante la cual un gobierno le otorga el estatus de refugiado a “personas que han sufrido persecución o que temen que se les persiga por razones de raza, religión, nacionalidad, y/o por pertenecer a un cierto grupo social u opinión política”.

 

¿Cómo programará entonces las entrevistas de asilo afirmativo USCIS, bajo las nuevas reglas, en sus propias palabras?

  • Primera prioridad: Solicitudes que fueron programadas para una entrevista, pero la entrevista fue reprogramada a solicitud del peticionario o por necesidad de USCIS;
  • Segunda prioridad: Solicitudes que han estado pendiente por 21 días o menos a partir de que fueran presentadas;
  • Tercera prioridad: Todas las solicitudes de asilo afirmativo restantes serán programadas para entrevistas comenzando con aquellas presentadas más recientemente, y trabajando en orden retrospectivo hacia solicitudes más antiguas.

 

Estados Unidos permite la tramitación del asilo de dos maneras:

  • El asilo afirmativo. Esta protección se solicita por el extranjero ante USCIS, generalmente dentro de año siguiente a su entrada a los Estados Unidos. Al final del proceso, USCIS puede conceder el asilo, o referir el caso con los tribunales de migración. (Porque sí, cada caso de asilo afirmativo que se intenta, conlleva el riesgo casi obligado de que, en caso de no ganarse, la persona terminará en procedimientos de remoción con un juez federal.)
  • El asilo defensivo. La misma protección puede pedirse, pero frente a un juez de migración, también dentro del año siguiente al del ingreso de la persona a los EE. UU. oportunamente a esas personas en procedimientos de remoción, lo que reduce el incentivo de presentar una  solicitud de asilo con el único fin de obtener autorización de empleo. Este enfoque también permitirá a USCIS tomar una decisión sobre las solicitudes meritorias de manera más oportuna.

Quien intentó el asilo afirmativo y es referido con el juez de migración, puede pelear su caso desde cero con el tribunal. El requisito de haber solicitado el asilo dentro del año lo habrá cumplido a cabalidad cuando pidió su asilo afirmativo.

Con las nuevas reglas, como se dijo, USCIS busca enviar más rápidamente al tribunal de migración, los casos que encuentre sin mérito, así como reducir los casos de fraude.

 

Estaremos pendientes a la implementación de la nueva medida.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Asilo, Remoción de extranjeros, USCIS